Emisores térmicos, una forma eficiente de conservar el calor

Cuando se tiene la necesidad de calentar una zona específica dentro del hogar, ya sea una habitación o cualquier otro lugar, los emisores térmicos siempre van ser la opción más adecuada. 

Un emisor térmico es un equipo termoeléctrico, es decir, proporciona calefacción y funcionas a base de electricidad; una de las formas más eficientes de conservar el calor.

Dichos equipos están diseñados para ser adheridos a la pared y que puedan ser conectados a la red eléctrica. Generalmente, son diseñados con material de aluminio, para aumentar su transmisión de calor y que funcione de manera mucho más eficiente.

¿Cuáles son las características y principales ventajas de un emisor térmico?

Existen muchas buenas características en un emisor térmico que lo hacen ser un equipo con grandes ventajas. Quizás una de sus más notables características es que puede ser programado, dándole la intensidad de calor que la persona desee. 

Su forma de trabajo es de manera gradual, repartiendo aire caliente y teniendo periodos de descanso.

Asimismo, se destacan por realizar un esfuerzo de trabajo mucho menor que cualquier otro sistema de calefacción, permitiéndoles generar un gasto de energía más bajo y seguir calentando igualmente de manera eficiente. Esto gracias a su inercia térmica que, a diferencia de otros quipos, mantienen el calor por periodos de tiempo más largos.

Además, cabe destacar de los emisores térmicos necesitas una capacidad de potencia 30% más bajas, por lo tanto, el consumo de energía también reduce considerablemente.

Como ya se mencionó, al contar con un sistema de programación es posible que por medio del termostato se programe con antelación, decidiendo la hora de encendido y la potencia.

Principales ventajas de los emisores térmicos

El termostato, una incorporación del emisor, hace que una vez este se encuentre programado, la entrega de calor sea homogénea y cuando llegue a la temperatura establecida se apague.

Para cumplir con cada necesidad, algunos emisores térmicos cuentan con sistemas analógicos, de manera que también puedan ser manejados por medio de controles.

Aunque parezca sorprendente, una característica del emisor térmico es su alta innovación, existen modelos que permite el manejo no solo de controles, también a través de otros terminales que tenga acceso a una red wifi. De manera que, pueden ser regulados por medio de dispositivos móviles.

Entre sus principales ventajas podemos destacar:

  1. Instalación sencilla: están diseñados para ser colocados a la pared por medio de tornillos y que se puedan conectar a la electricidad.
  2. Confort: su método de calefacción es muy eficiente y bajo en riesgos, calienta el aire con métodos de radiación mucho más confortable que otros radiadores convencionales.
  3. Ecológico: cuida y protege el ambiente gracias a que no consume ningún tipo de combustible, evitando así la proliferación de residuos y la emisión de gases, CO2 u olores.
  4. Eficiencia: es posible mantener el ambiente con la temperatura correcta sin que el emisor térmico se mantenga encendido todo el día.

Tipos de emisores térmicos

Para lograr que los emisores se adapten al estilo que las personas estén buscando, existen de tres tipos de emisores térmicos que, en líneas generales, se diferencian por su potencial interno. Estos son:

  • Emisor térmico de aluminio:

Es quizás el más rápido a la hora de producir el calor, dado que este modelo está diseñado en su forma interna con material de aluminio, lo que hace que se caliente mucho más rápido que cualquier otro.

Transmite el aire caliente por medio de la conducción. Existe una gran desventaja en él, así como se calienta rápido de igual forma se descalienta, el tiempo que dura el calor es de máximo unas cinco horas. 

Así mismo, son los que más consumen energía, haciéndolos quedar como última opción en modelos de emisores térmicos.

  • Emisores térmicos de flujo:

Este modelo tiene una característica que lo diferencia de los demás, su sistema para mantener el calor se lo debe a un líquido que se encuentra en la parte interna del equipo, esto permite que el calor se conserve por mucho más tiempo.

El funcionamiento de la resistencia líquida interno hace que el calor circule constantemente por el equipo y que esta sea expulsada al exterior con mayor regularidad. En comparación con los de aluminio se calientan de manera más lenta, sin embargo, tienen a favor el hecho de mantener el calor por más tiempo.

  • Emisor térmico cerámico:

Es quizás el emisor térmico más eficiente que se puede encontrar en el mercado. Su resistencia térmica interna se la debe a que está fabricado con un material cerámico sólido y firme.

Es ideal para cuando las personas necesitan que funcione más de ocho horas al día, esto se lo debe a su elevada inercia térmica y a que dispone de una conductividad muy eficiente, esta gran ventaja queda quizás un poco reducida por la lentitud que tiene para alcanzar su temperatura más elevada.

Son los más solicitados en el mercado, por la duración de su temperatura. Sin embargo, a la hora de escoger un emisor térmico hay que tomar en cuenta el tiempo de uso que se le dará, si es más de ocho horas el cerámico es perfecto, si no entonces las otras opciones puede que sean más convenientes.

¿Por qué elegir un emisor térmico y cómo hacerlo?

Actualmente los emisores térmicos son la mejor opción en calefacción y sus razones radican en (como ya lo mencionamos antes) las características y las ventajas que proporcionan en el hogar, las cuales no las van a conseguir con ningún otro equipo de calefacción tradicional.

Para saber cómo elegirlo debes primero que nada valorar las condiciones para las que se necesita. En caso de que la habitación en la que se instalará, no disponga de un buen aislamiento o que la zona clima en la que se encuentra sea de muy bajas temperaturas, entonces lo primero en lo que se deben fijar es en la potencia del equipo.

Y, en segundo lugar, las horas de funcionamiento que se le dará. Si solo va a durar encendido tiempos cortos, es preferible optar por los de calentamiento rápido como el emisor de aluminio. En caso que se necesiten para más tiempo, entonces adquiere uno de fluido o de cerámica.